La Junta de Extremadura consideta que hay sobrepoblación de ciervo y jabalí (Foto: Shutterstock)

El triste saldo final de los incendios que arrasaron Galicia el pasado mes de octubre acabó con más de 350.000 lirones, casi 180.000 conejos y hasta siete millones de lagartijas. La medida de la Xunta considera la necesidad de dar tiempo a la fauna animal para que se recupere. Por lo tanto la Xunta ha impuesto el veto a la caza hasta el 31 de diciembre de 2020 en las zonas afectadas por el fuego. 

La norma establecida en la Ley de Prevención y Defensa de los Incendios Naturales de Galicia de 2007 para cualquier fuego, según detallaron desde la Consellería de Medio Rural, “excepto autorización expresa del órgano competente en materia forestal”.

La Plataforma Justicia y Defensa Animal hizo un llamamiento a la ciudadanía “para que denuncie cualquier cacería y batida que la ciudadanía pueda detectar en las tierras calcinadas por el fuego”. De hecho, esta asociación envió a la Xunta un “requerimiento de paralización de cualquier batida y caza por los graves incendios en el territorio que afectan gravemente a la fauna silvestre”.

El departamento que dirige Ángeles Vázquez explicó que la prohibición ya está en vigor desde que se produce el fuego.

El objetivo de la prohibición de cazar es dar tiempo para que “se recuperen, tanto las especies de animales silvestres como las vegetales”. Explican que la Ley de Montes de 2012 establece que: “Los aprovechamientos y la repoblación cinegética en terrenos quemados quedan prohibidos duran un período contado desde la fecha en que se produzca el incendio hasta el 31 de diciembre posterior en que cumplan tres años de este, excepto autorización expresa del órgano competente en materia forestal”.

Esto implica que en los terrenos afectados por los incendios no se puede ejercer la caza, convirtiéndose en zonas protegidas.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.