Vicente ha prometido sanear las cuentas y recuperar la confianza de los cazadores.

Vicente Seguí ha presentado su candidatura a la presidencia de la Real Federación Española de la Caza. El hasta ahora presidente de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana cuenta con el apoyo de 11 comunidades.

Vicente Seguí ha presentado su candidatura a la presidencia de la Real Federación Española de la Caza. El hasta ahora presidente de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana cuenta con el apoyo de 11 comunidades y, enfrente como rival, a Ángel López Maraver, un joven que se incorporó como responsable de prensa en la última etapa de mandato del polémico Andrés Gutiérrez, al que el CSD tuvo que inhabilitar a finales de 2015 durante un año tras que saliese a la luz un escándalo relacionado con la creación de un perdigón ecológico de costes millonarios que nunca llegó al mercado. Las elecciones serán el próximo sábado 11 de febrero en Madrid.

Seguí pretende “dar un paso al frente en estos momentos, porque considera que es la mejor manera de defender los intereses de los cazadores valencianos y también los intereses de los cazadores españoles en su conjunto, en un momento de especial complejidad para el sector cinegético.”

Ha prometido sanear las cuentas y recuperar la confianza de los cazadores en la institución a base de transparencia en sus acciones. También ha añadido que trabajará para mejorar la comunicación entre federaciones y, sobre todo, la imagen de la caza de cara a la sociedad. Las elecciones serán el próximo sábado 11 de febrero en Madrid.

Las once federaciones autonómicas que apoyan a Seguí aglutinan al 85% de los cazadores: Andalucía, Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra y Valencia.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.