El Ayuntamiento de Sevilla tratará de reducir y controlar el número de palomas (Foto: Shutterstock).

 El Ayuntamiento de Sevilla tratará de reducir y controlar el número de palomas que vuelan por la ciudad mediante la introducción de cuatro halcones peregrinos. Se trata de una técnica conocida como ‘hacking’, en la que se soltarán cuatro aves cazadores, criadas en cautividad, desde la Torre Norte de la Plaza de España para que se alimenten de las palomas.

Según los expertos, se espera que cada ejemplar cace una paloma al día, lo que supondría una media de 10.000 palomas al año por halcón.

De esta forma, el Ayuntamiento pretende acelerar su lucha contra la población masiva de palomas, que según fuentes oficiales superan los 50.000 ejemplares, y que ya puso en marcha la administración sevillana el año pasado con la captura de cerca de 1.500 palomas. Además, desde el Consistorio también exponen razones de higiene y salubridad que “viene a afectar las condiciones de salubridad pública en el momento en que son susceptibles de contraer diferentes tipos de patologías, muchas transmisibles al ser humano (zoonosis)”.

Este procedimiento ya se utiliza en el aeropuerto de Sevilla y en otras ciudades españolas como Málaga, Madrid, Barcelona o Granada. El proyecto cuenta con un presupuesto de 12.396 euros, donde se incluye el cuidado y manutención incial de los halcones, hasta que se habitúen a su nuevo hábitat y a la caza de la paloma.

La idea es que los nidos de los halcones estén cerrados y protegidos durante los primeros días, a fin de evitar la caida o salida de las aves. Al mismo tiempo, los cuidadores se encargarán de administrar alimentos (codorniz, pollo o paloma) a los depredadores hasta que sepan valerse por sí mismos.

Este procedimiento ya se utiliza en el aeropuerto de Sevilla y en otras ciudades españolas (Foto: Shutterstock).

 

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.