La cifra de ejemplares ha aumentado desde 2007, superando valores de finales de los 80. (Foto: Shutterstock).

Durante el período 2012-2014 se estima que en España hay 297 manadas de lobo, 47 más que los cálculos realizados en 2007. Castilla y León es la comunidad autónoma con mayor población, alcanzando las 179 manadas. Le siguen Galicia y Asturias con 84 y 37 grupos respectivamente.

En cuarto puesto lo ocupa Cantabria con 12 grupos poblacionales, de los cuales cuatro se mueven entre las comunidades colindantes. La población del lobo en España se concentra en la franja noroeste, superando el centenar de manadas entre Galicia, Asturias y Cantabria, que suma una docena de manadas.

Además, Castilla y León – comunidad que mayor número de ejemplares registra – concentra su núcleo poblacional en las provincias de Zamora y León. No obstante, el estudio muestra una clara tendencia expansiva del lobo hacia el sur peninsular. Provincias como Ávila, Segovia, Guadalajara, e incluso Madrid se están convirtiendo en la casa de nuevas manadas. Al mismo tiempo, las regiones del País Vasco, Burgos y Soria también han visto aumentado su número de ejemplares.

El Grupo de Trabajo constituido entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), en colaboración con varias comunidades autónomas, ha sacado a la luz el censo de lobos en España. Se trata del primer estudio en este campo desde la aprobación de la Estrategia Nacional de Conservación y Gestión del lobo en España en 2005.

En retrospectiva, los datos se corresponden con los del año 1988 cuando se registraban 294 grupos familiares. Cifra que descendió progresivamente hasta 2007, cuando fueron contabilizadas un total de 250 manadas.

El estudio responde a la Estrategia Nacional de Conservación y Gestión del lobo, aprobada en 2005 por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, y que recomendaba actualizar, al menos cada década, la información sobre la distribución y el tamaño aproximado de la población española de lobos.

El estudio se ha llevado a cabo mediante una metodología basada en la inspección de extensiones de 10×10 km, con el apoyo de expertos en la especie. También se instalaron estaciones de espera para la visualización y escucha de ejemplares; entrevistas personales a naturalistas, cazadores, guardas de campo, ganaderos; trampeo fotográfico y otra información relativa a ataques, atropellos, muertes por otras causas, avistamientos.

El programa también presta un apoyo económico de 750.000 euros a las CCAA para la aplicación de métodos de prevención de daños, cofinanciado el 70% de los programas de prevención de daños del lobo y el oso.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente señaló como una “prioridad” el cuidado y conservación del lobo por tratarse de una “especie señera” de la fauna silvestre en España. También resaltó la necesidad de lograr la “máxima compatibilidad” de dicha conservación con el desarrollo de actividades tradicionales, como la ganadería extensiva.

MAGRAMA se ha comprometido a asumir labores de coordinación en la elaboración del censo nacional, apoyando a las Administraciones autonómicas en el desarrollo de métodos “innovadores” para lograr una protección eficiente del ganado frente a los ataques del lobo, uno de los temas que más amenazan a la conservación de la especie.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.