El último oso encontrado muerto fue una cría el pasado domingo 2 de abril, en Llamera, Somiedo.

Un ganadero alertó de lo sucedido. Intentaron trasladar los cadáveres para realizar los análisis de la muerte, pero se hizo de noche y la operación continuará hoy. Ya son cinco los ejemplares hallados muertos en menos de un año.

Dos osos pardos adultos fueron hallados muertos ayer en un arroyo de la localidad asturiana de Combo. Encontrados por un ganadero, los Miembros de la Guardería del Medio Natural, adscritos a la Patrulla Oso intentaron trasladar los cadáveres, pero se hizo de noche. Hoy seguirán con la operación, para realizarles las necropsias y averiguar la causa de su muerte. Ya son cinco los ejemplares aparecidos muertos en menos de un año.

El ganadero jubilado que los encontró, Marcial Álvarez, estaba viajando en su tractor. “Fue una sorpresa enorme. Uno puedes encontrarlo, pero dos seguidos… Es muy raro”, explicó a La Nueva España. Asegura que el martes pasó por el mismo lugar y no estaban. “Tuvieron que morir como mucho hace 30 horas”.

El arroyo se encontraba a 1,5 kilómetros de la localidad de Combo, en el Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. “Quedamos asustados cuando nos enteramos”, confiesa la vecina Consuelo Cuervo, quien señala, no obstante, que es habitual ver osos cerca del pueblo.

El último oso encontrado muerto fue una cría el pasado domingo 2 de abril, en Llamera, Somiedo. El 8 de febrero hallaron en Moal (Cangas de Narcea) otro ejemplar, adulto esta vez, en avanzado estado de descomposición. En septiembre, unos excursionistas localizaron, también en Moal, un oso que, tras la autopsia, descubrieron que murió de un disparo. La Guardia Civil no ha encontrado aún a los responsables.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.