Varios trenes masacran más de un centenar de renos en Noruega (Getty Images).

Como “un baño de sangre” ha sido descrita la escena en Mosjøen, en el norte de Noruega, donde 65 renos murieron la noche del sábado atropellados por un tren de mercancías. Se trata del tercer accidente ferroviario que acontece en menos de una semana en Noruega, tras el del pasado miércoles, en el que murieron 26 animales, o uno anterior donde perdieron la vida 15 renos. En total ya son 105 los renos fallecidos en menos de una semana, y 250 en lo que va de año.

Los animales eran parte del rebaño de Torstein Appfjell, que ha tildado la situación de “una tragedia sin precedentes para mí y los otros tres criadores de renos. Estoy ciego de ira”, declaraba. Con la llegada del invierno los renos descienden de los pastos de montaña para dirigirse hacia la costa. Aunque la operadora ferroviaria había recibido un aviso para que el tren redujera la marcha al acercarse, la locomotora no aminoró la velocidad porque los maquinistas no escucharon la alerta debido a un “problema técnico”.

Cuando Appfjell llegó a la estación de Mosjøen el cadáver de uno de los renos estaba enganchado a la locomotora. “Yo estaba ahí el sábado por la noche y la escena era terrible. Los renos son algo especial para los que nos dedicamos a esto. Lo significan casi todo para nosotros y son la base de nuestra existencia. Esta pérdida para nuestro rebaño es catastrófica”.

Los accidentes coinciden con un brote de CWD, enfermedad que ha obligado al gobierno noruego a sacrificar renos afectados.

Los renos estaban equipados con transmisores GPS de modo a localizarlos. Los criadores transmitieron la alerta cuando detectaron que su ruta coincidía con el trazado ferroviario. Pese a que en un primer momento se ha achacado el accidente a un fallo en el sistema, los criadores pretenden reclamar la presencia agentes de seguridad en las vías para evitar que se produzcan nuevos accidentes.

La ola de accidentes refuerza las peticiones de implantar barreras y pasos seguros para los renos en torno a las vías. Además, al gran número de renos fallecidos en el último año se suma el brote de la enfermedad de desgaste crónico (CWD), un tipo de encefalopatía espongiforme transmisible que ha obligado a las autoridades noruegas a ordenar sacrificios de renos en los rebaños infectados.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.