Sarao II era uno de los ‘tuskers’ que quedan en el área de conservación de Tsavo.

Los guardas del área de conservación de Tsavo, al sur de Kenia, llegaron primero al lugar, pudiendo extraer los colmillos del cadáver para que no se los quedaran los furtivos, que lo habían matado con una flecha envenenada.

Los guardas de Kenia han descubierto el cadáver del elefante Satao II, según ha informado Africageographic.com, matado a manos de los cazadores furtivos. Este ejemplar era uno de los pocos ‘tuskers’ que quedan en el área de conservación de Tsavo en el sur de Kenia. Satao II fue nombrado así por su predecesor Satao, que también fue presa de los furtivos en 2014. Los ‘tuskers’, también conocidos como elefantes de colmillos gigantes, destacan por tener colmillos que superan los 45 kilos cada uno y tener unos 50 años de edad.

El cuerpo fue encontrado antes de que llegaran los furtivos, evitando que se hicieran con los colmillos de Satao II, de 51 y 50,5 kg respectivamente. Según las investigaciones, fue abatido por una flecha envenenada, y las autoridades ya han detenido a dos personas e incautado varias armas.

Ya solo quedan seis ejemplares de ‘tuckers’ en Tsavo, cuya superficie de 44.000 kilómetros cuadrados es el doble que la del Parque Nacional Kruger sudafricano. Esta área de conservación es una de las que más elefantes de este tipo posee de toda África. En el continente solo hay entre 25 y 30 `tuckers´ de los 11.000 elefantes totales cifrados en 2014.

El gobierno del continente africano ha dejado claro que condena radicalmente la caza furtiva de especies animales como elefantes, rinocerontes, leopardos… El pasado 30 de abril de 2016 se realizó una gran fogata donde se quemaron 105 kilos de marfil como medida de repulsa a la caza furtiva en el país africano. Cada año se sacrifican más de 20.000 elefantes en el continente según datos de WWF.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.