Los drones son utilizados para identificar posibles furtivos de rinocerontes.

El Parque Kruger, en Sudáfrica, ha suspendido su programa de drones destinado a combatir el furtivismo de rinocerontes tras los decepcionantes resultados del período de prueba, en los que no se detectó a ningún cazador ni se detuvo a nadie. Ningún parque nacional sudafricano cuenta ya con drones de vigilancia contra furtivos.

El Parque Nacional de Kruger es la reserva de caza más grande de Sudáfrica, además de la mayor reserva de rinocerontes del mundo, albergando entre 7.000 y 8.300 ejemplares. Sin embargo, su número se va reduciendo cada vez más rápido debido a la caza furtiva, que ha acabado con casi 4.500 rinocerontes de todo el país en los últimos cuatro años. Van en busca de los preciados cuernos, arrancándoselo de cuajo y dejando que el animal se desangre hasta que muere o hasta que llega una patrulla para detener su dolor con eutanasia.

La crítica situación obligó al gobierno de Jacob Zuma a tomar numerosas medidas para evitar el furtivismo. Una de ellas fue el uso de drones, implantado el año pasado. Su función era la de volar de noche y detectar a los cazadores furtivos antes de que matasen a los rinocerontes. Sin embargo, tras un período de prueba, el programa se ha cancelado. Mark Gill, gerente de operaciones técnicas de los Parques Nacionales de Sudáfrica (SANParks), aseguró la semana pasada que la medida fue muy decepcionante, ya que no se detectó a ningún cazador furtivo ni se detuvo a nadie.

Ningún parque nacional sudafricano cuenta ya con drones de vigilancia contra furtivos

El problema que tuvieron los drones apareció a la hora de usar sus cámaras térmicas, ya que, además de los furtivos, se mueven gran cantidad de animales por el parque. No solo eso, sino también las rocas del Parque Kruger, que desprenden mucho calor, confundiéndose con los sujetos vivos que haya en la zona. De los 417 furtivos que se detuvieron en 2016 en la reserva, ninguno fue gracias al uso de estos aparatos voladores no tripulados.

“Cada tecnología es costosa, pero tenemos que entender que la inmensidad, robustez y los patrones climáticos del Parque Nacional Kruger influyen en el rendimiento de cualquier tecnología”, aclara Materia Ike Phaahla, portavoz de los parques sudáfricanos. “Muchas de las que se han probado en el parque en ocasiones no han sido capaces de soportar algunos de estos elementos”.

El proyecto lo puso en marcha Peace Parks Foundation, financiado por las importantes dotaciones aportadas por la Lotería holandesa y sueca, para un total de casi 2 millones de euros.

El fracaso del programa no cierra del todo las puertas al uso de drones para la captura de furtivos. “Fue un experimento”, asegura Matjekane, responsable de proyectos de SANParks. “Si pueden mejorar y cumplir con nuestros requisitos, los usaremos”.

Hasta ahora lo que ha funcionado es la intervención militar, pero a corto plazo, ya que su coste financiero y socioeconómico es muy alto, tanto para las personas que viven cerca de las reservas como para otros esfuerzos de conservación.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.