Juan Rubiales, nuevo presidente de JOCAEX.

Juan Rubiales Iñesta ha sido elegido presidente de la asociación Jóvenes Cazadores de Extremadura, una decisión que ha sido adoptada por unanimidad en la Asamblea anual de la entidad. Iñesta tiene 26 años, es natural de Llerena y era miembro de la Junta Directiva de JOCAEX desde el 2016.

Juan Rubiales Iñesta ha sido elegido presidente de la asociación Jóvenes Cazadores de Extremadura, una decisión que ha sido adoptada por unanimidad en la Asamblea anual de la entidad. Iñesta tiene 26 años, es natural de Llerena y era miembro de la Junta Directiva de JOCAEX desde el 2016. Técnico Superior en Gestión de los Recursos Naturales y Paisajísticos, se considera un amante de la caza menor y mayor. Con vocación de rehalero, pasa la mayor parte de la temporada cinegética disfrutando en el monte con sus perros.

Por su parte, José Ángel Duran continuará como vicepresidente, Víctor Arroyo desarrollará las labores de secretario y Lidia Cabanillas asumirá su nuevo cargo al frente de la tesorería.

La Asamblea de JOCAEX respaldó el calendario de actividades y el presupuesto para 2018.

Como Vocales de esta nueva directiva se mantienen Antonio García, Juan Ángel Fernández, Antonio Serrat-García y Emilio Ramón, y se incorporan Benjamín Jiménez, Isabel Caballero, María de Pascual y Andrés Gregorio. Se trata de una Junta Directiva joven y dinámica, con representación en la mayor parte del territorio extremeño.

JOCAEX es administrada y gestionada únicamente por personas con edades comprendidas entre 14 y 30 años, único requisito necesario para formar parte de esta entidad. La asociación juvenil, con más de 850 socios, se ha consolidado en tres años como una entidad sólida, activa y con principios éticos que seguirá defendiendo por el bien del futuro de la caza.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.