En los últimos años ha descendido notablemente la presencia de tórtolas en España. (Foto:Shutterstock)

La Real Federación Española de Caza ha emitido un comunicado donde reafirma su postura en contra a la prohibición de la caza de la tórtola común. La asociación cinegética considera que “la moratoria es el resultado de la presión de las asociaciones ecologistas, encabezadas por SEO/BirdLife”.

La Real Federación Española de Caza (RFEC) ha emitido un comunicado donde reafirma su postura en contra a la prohibición de la caza de la tórtola común. La asociación cinegética considera que “la aplicación de esta moratoria de la caza en España es el resultado de la presión de las asociaciones ecologistas, encabezadas por SEO/BirdLife, en la Comisión Europea y en los Gobiernos de los países del sur de Europa, con el objetivo, una vez más, de aumentar el negocio de las subvenciones”.

El presidente de la RFEC, Ángel López Maraver, indica que “esto es el modus operandi de estas asociaciones a las que poco les importa la conservación. Ellas actúan como lobby de presión con el fin de prohibir su caza y, posteriormente, solicitan subvenciones millonarias a Europa, a la Administración central y a las comunidades autónomas para hacer estudios sobre su recuperación”.

La RFEC apoya la creación de un plan de gestión de su caza donde se restrinjan los días y las capturas, pero, bajo ningún concepto, la prohibición de su caza

Por otra parte, la Federación hace hincapié en los informes científicos y técnicos aportados al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) por parte de los técnicos de varias comunidades autónomas, así como por la Fundación para el Estudio y la Defensa de la Naturaleza y la Caza. En ellos se arrojan datos sobre la disminución de la tórtola en el sur de Europa, achacados a la modificación del suelo en todo el norte de África. Según el estudio del MAPAMA, el desarrollo de la agricultura en los países del norte de África ha frenado la migración, ya que son millones de hectáreas de regadío que generan un hábitat ideal para esta especie. La RFEC asegura que la caza solo en un 1% en la disminución del número de aves (de esta especie) en el continente europeo.

Ante esta realidad, el organismo nacional cinegético apoya la creación de un plan de gestión de su caza, “donde se restrinjan los días y las capturas, pero, bajo ningún concepto, la prohibición de su caza. En Inglaterra ya se prohibió hace varios años y el resultado ha sido la desaparición de la especie. La acción cinegética favorece la incorporación a las poblaciones migratorias de nuevos ejemplares, que son más fértiles, con mayor capacidad reproductiva y menos vulnerables a las enfermedades, como así han concluido numerosos estudios científicos”, sostienen desde la RFEC.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.