Las palomas y los zorzales han sido muy escasos en Extremadura.

Especies como la liebre y el conejo, así como las aves migratorias, están disminuyendo estos últimos años, agravando la crisis por la que pasa la caza menor en Extremadura. La caza mayor, en cambio, ha aumentado con las medidas de control de población puestas a los jabalíes y ciervos.

La comunidad autónoma de Extremadura está cerrando la temporada de caza 2016-17 con cifras muy parecidas a las de los últimos años. El 19 de abril fue el último día hábil para realizar monterías, aunque algunas modalidades, como la caza de zorros con perros de madriguera, activa hasta el 23 de abril.

La temporada arrancó el 24 de septiembre con el conejo, que se empieza cazar antes debido a su período reproductor diferente al del resto de especies de caza menor. También termina antes (finales de noviembre). Esta medida se adoptó hace unas temporadas, pero se está comprobando que no ha dado resultado, ya que la población no ha hecho sino disminuir estos últimos años, según ha informado FEDEXCAZA (Federación Extremeña de Caza).

La caza menor en general está sufriendo una crisis que empeora año a año, con datos preocupantes en especies como el conejo y la liebre. Esta última debido a enfermedades como la cisticercosis y otro tipo de epizootías. Las aves migratorias tampoco han dado resultados satisfactorios. Las palomas y los zorzales han sido muy escasos en las zonas donde pasan el invierno normalmente. Los zorzales comenzaron muy bien, pero decayeron y no cubrieron las expectativas. La excepción ha sido la perdiz, que ha criado muy bien, salvando la temporada en algunas zonas. El buen tiempo que ha hecho esta primavera hizo que los bandos fueran más numerosos de lo normal, perfecto para los cazadores.

La caza mayor, en cambio, sigue la línea de las últimas temporadas, con buenos resultados. La reciente medida de la Administración de controlar las poblaciones de ciervo, gamo y jabalí en toda Extremadura ha sido la novedad de este año. Sobre todo, se ha puesto especial atención en las comarcas cinegéticas donde hay actividad agrícola, ganadera y de caza menor. Desde junio se llevan autorizando esperas preventivas de jabalí en aquellos cotos que no tienen planificada su caza, además de recechos de ciervas, aumentando las capturas de ambas especies.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.