La proporción de corzos afectados era de entre 1 y 4 por localidad (Foto: Shutterstock).

El Boletín Oficial de Cantabria publica este miércoles la orden por la que se aprueba el plan de caza que regirá en la reserva entre el próximo 1 de abril y el 31 de marzo del próximo año.Las especies que se podrán cazar son la laguneja, la sorda, la paloma torcaz, la liebre, el zorro, el lobo, el jabalí, el rebeco, y el venado.

El Gobierno de Cantabria ha aprobado el plan anual de caza de la Reserva del Saja para la temporada 2018-2019, dicho plan establece que en la próxima temporada de caza no se permite la caza de corzos ya que la población de esta especie no se ha recuperado lo suficiente. La orden fue publicada este miércoles por el Boletín Oficial de Cantabria en la que se aprueba el plan de caza que entra en vigor desde el próximo 1 de abril y 31 de marzo del próximo año.

Según explica el Gobierno, esta temporada no está autorizada la caza del corzo debido a que la situación poblacional no aconseja su explotación cinética hasta que se constate su recuperación. Por otro lado, las especies que se podrán cazar son la laguneta, la sorda, la paloma torcaz, la liebre, el zorro, el lobo, el jabalí, el rebeco y el venado. La orden recoge las modalidades cinegéticas permitidas para cada especie y sus normas, los periodos de caza, los horarios, la distribución de permisos y su duración, y los cupos máximos permitidos.También incluye la normativa para el adiestramiento de perros de jabalí, que no permite la utilización de ningún ejemplar de esta especie para marcar rastros o para educar a los canes.

Según explica el Gobierno cántabro no se permite la caza del corzo porque la población actual no aconseja una explotación cinegética

La nota presentada establece también el marco para fijar el importe de los permisos  las medidas de seguridad, el control poblacional y sanitario, las competiciones o los supuestos de suspensión de la actividad cinegética.Podrá suspenderse la caza cuando se den circunstancias excepcionales de orden meteorológico, ecológico o biológico que afecten, o puedan afectar, localmente a una o varias especies o al normal desarrollo de la actividad venatoria. Asimismo, podrá decretarse la suspensión en caso de alteración del orden público que de esta forma no permitan la práctica cinética con las debidas garantías de seguridad o cuando se produzcan daños o situaciones de riesgos para los recursos naturales.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.