Durante la inspección se descubrieron 147 piezas de diversas especies (Foto: Guardia Civil)

El Seprona de la Guardia Civil ha decomisado en la localidad oscense de Sabañánigo 5,5 toneladas de carne de caza mayor en mal estado, que tenía como fin la comercialización. La operación queda enmarcada dentro de la Operación Sus Scrofa, que trata de poner fin a actividades irregulares en materia de productos alimenticios provenientes de animales de caza mayor.

El pasado 1 de noviembre la Guardia Civil de Jaca descubrió 147 piezas de caza mayor desvisceradas en las instalaciones de una empresa dedicada a la recogida, transporte y comercialización de carne proveniente de animales de caza mayor. La Patrulla de Protección de la Naturaleza (Paprona) detectó la existencia de varios contenedores rebosantes de vísceras y cadáveres de jabalíes, lo que ya supone en sí un incumplimiento de la normativa sanitaria.

Los agentes denunciaron el mal estado de conservación de la carne, proveniente de diversas especies y amontonada en cámaras frigoríficas. Entre los restos hallados, se ha reconocido piezas de gamo, muflón, jabalí, corzo o ciervo, sobre los que se pronostica que llevaban más de dos semanas muertos. Durante la inspección también se incautó numerosa documentación, que está siendo investigada por si hubiese algún tipo de irregularidad.

En un año, la operación ‘Sus Scrofa’ ha registrado más de 50 denuncias por infracciones administrativas, detenido a dos personas y destruido unos 17.000 kilos de carne de caza.

Ante esta situación de insalubridad de la carne, el cuerpo de seguridad precintó las instalaciones y dio paso a la investigación de personal del Seprona de la Guardia Civil de Jaca y Huesca, acompañados de dos inspectores de Sanidad y Consumo de la DGA. El Jefe del Seprona, Arturo Notivoli, explicó a los medios que la carne se vende a mayoristas que operan fuera de Aragón: “En este caso, los animales estaban destinados a Andalucía. Esto no quiere decir que toda la carne se hubiera consumido en Andalucía sino que allí se manufacturarían los productos, algunos irían a exportación y otros, al consumo nacional”, explicó el responsable.

La operación “Sus Scrofa” lleva activa desde el año pasado en la provincia de Huesca, donde hasta el momento ha registrado más de 50 denuncias por infracciones administrativas, detenido a dos personas e intervenido y destruido unos 17.000 kilos de carne de caza.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.