Los nuevos cazadores deberán asistir a un curso antes de sacarse esta nueva licencia (Foto: Shutterstock).

La comunidad gallega se une a Aragón, Asturias, Castilla y León, Extremadura, Madrid y Valencia para utilizar las nuevas licencias que facilitarán la gestión administrativa a cazadores y pescadores de estas regiones.

 

Galicia será, junto a Aragón, Asturias, Castilla y León, Extremadura, Madrid y Valencia, una de las CCAA que firme el convenio de licencias con MAPAMA (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente) para facilitar la gestión administrativa a cazadores y pescadores de estas regiones para que no tengan que repetir el procedimiento si cambian de comunidad para realizar la actividad cinegética, siempre entre esas CCAA.

Se prevé que estas licencias interautonómicas se empiecen a utilizar ya en la próxima temporada, con una tasa pública de 25 euros para la pesca y de 70 para la caza. Se podrá obtener físicamente en las oficinas de cada comunidad autónoma, pagando allí directamente para simplificar los trámites burocráticos, o bien a través de internet.

Esta fue una de las medidas tomadas en la reunión del Consejo de Gobierno realizada el pasado jueves 23 de abril, aprobando el Decreto que regula y homogeniza los requisitos para obtener esta licencia. Esta sigue abierta para que otras nuevas comunidades autónomas se adhieran.

Los nuevos cazadores (no afecta a los pescadores) deberán asistir a un curso antes de sacarse esta nueva licencia para aprender la legislación de la caza, los métodos de caza y las especies cinegéticas, y se valorará su aptitud. El nuevo Decreto no afecta a aquellas personas que ya posean una licencia de caza en vigor en su comunidad, que seguirán teniendo que adecuarse a las exigencias actuales.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.