El objetivo de la jornada fue debatir sobre la prohibición de cortar orejas y cola a ciertos perros de caza (Foto: Shutterstock)

Habrá que obtener permiso del titular del área privada o local de caza para realizar el rastreo. Se les permitirá al conductor y su acompañante llevar un arma y deberán comunicar a los Agentes Rurales el área privada o local de caza, el paraje, el conductor y acompañante, la matrícula del vehículo y la especie del ejemplar herido.

Cataluña regulará, por primera vez, el rastreo de animales heridos con perros de sangre para la caza mayor. Esta medida ha sido incluida en la Resolución ARP/583/2017 publicada en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña, por las que se fijan las especies cinegéticas, los periodos hábiles de caza y las vedas especiales para la temporada 2017-18 en toda la comunidad autónoma.

El rastreo con perro de una pieza de caza mayor herida podrá realizarse hasta pasadas 24 horas de la acción de caza autorizada. Para realizar el rastreo, habrá que obtener el permiso del titular del área privada o local de caza, permitiéndole al conductor y a su acompañante llevar un arma y rematar al animal herido. Antes de perseguir al animal herido, habrá que comunicárselo al cuerpo de los Agentes Rurales, indicando el área privada o local de caza, el paraje, el conductor y acompañante, la matrícula del vehículo y la especie del ejemplar herido.

Cataluña se suma así al Principado de Asturias como las únicas comunidades autónomas que han regulado esta práctica en España. Uno de los objetivos de la Asociación Española del Perro de Sangre (AEPES) para 2017 es que se reconozca y regule la actividad del rastreador con perros de sangre en todas las legislaciones autonómicas del país, como ya se ha hizo hace años en otros países como Francia y Alemania. Estas medidas justificarán y harán más seguras esta actividad.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.