ADECANA ha detectado la introducción ilegal de ejemplares de especies aloctonas.

Varios cazadores aseguran que han visto en los campos ejemplares de este tipo de cerdo asiático como de sus cruces con jabalíes, los cuales reciben el nombre de cerdolís. El origen está en unas pequeñas mascotas que en cuestión de meses se transforman en animales enormes imposibles de mantener en un piso. Los dueños se deshacen de ellos en el campo y aquí comienza el problema.

ADECANA (Asociación de Cazadores Navarros) ha confirmado que hace ya unos años varias comunidades autónomas han identificado ejemplares de cerdos vietnamitas cruzados con jabalíes. La asociación ha detectado la introducción ilegal de ejemplares de especies aloctonas susceptibles de causar una grave afección al medio ambiente y a las especies autóctonas de la comunidad. ADECANA denuncia que son muchas las personas que abandonan sus mascotas en el medio natural como, por ejemplo, cotorras, mapaches, coatís, galápagos, tortugas, peces exóticos, carpas china, o cangrejos…

Una de las introducciones que reviste mayor gravedad es el caso de los cerdos vietnamitas que es una especie doméstica, ya que está se puede cruzar, y de hecho ya se han constatado que ello se está produciendo, hibridándose con las poblaciones de jabalíes que habitan en sus montes.

El artículo 4 de la Ley de Protección y Gestión de la Fauna Silvestre y sus Hábitats establece que las administraciones publicas deben de evitar la introducción y proliferación de especies, subespecies o razas geográficas distintas a las autóctonas, en la medida que puedan competir con éstas, alterar su pureza genética o producir desequilibrios ecológicos.

POSIBLES CAUSAS

Juan Jose García Estévez, veterinario de Aran Navarra Servicios Ambientales afirma que la existencia de los cerdolís “está ocasionando un grave perjuicio a una especie autóctona tan salvaje y tan característica de nuestros montes como es el jabalí”. A lo que añade que “tienen muchas más crías que los jabalíes, comen mucho más, causando muchos más daños en los cultivos, pudiendo ser atropellados en las carreteras y no teniendo utilidad culinaria ni cinegética por su falta de salvajismo.”

Jesus Irazola, de ADECANA, explica que “en otras autonomías se ha tardado en reaccionar. Esperemos que en Navarra se actúe lo antes posible ya que si esto se extiende va puede suponer una debacle para el jabalí. No son especies cinegéticas, por lo que de oficio Medio Ambiente es el que tiene que actuar, y más si cabe cuando esto se ha denunciado desde hace tiempo, debiendo dar a los cazadores autorizaciones excepcionales todo tipo de animales hibridados con especies salvajes antes de que proliferen, degeneren y se extiendan y los problemas se vuelvan irreversibles”.

Imagen de varios ejemplares de cerdos vietnamitas (Foto: Shutterstock).

PRIMERAS EVIDENCIAS

Como está ocurriendo en otras Comunidades desde ADECANA tienen datos y evidencias que en Navarra estos cruces están empezando a desarrollar, alertando que si esto no se paraliza a tiempo puede suponer la pérdida de la identidad genética del jabalí ibérico.

Carlos Irujo, Presidente de ADECANA, indica que “aunque estamos en un estado inicial de este problema, ahora es el momento de que Medio Ambiente proceda”.

Irujo añade: “Tenemos constancia de que este problema existe en varias zonas de Navarra, como los alrededores de Pamplona, destacando que uno de los focos de mayor peligro radica en Urraul Alto, donde una comuna de personas que ha ocupado ilegalmente parte del Patrimonio que el Gobierno de navarra tiene en Aizqurgui, ha vallado parte del mismo, y a pesar de que estos hechos han sido denunciado desde hace años, han llevado allí un rebaño de cerdos vietnamitas que campan a sus anchas por los montes de la zona”

Cazadores de la zona afirman que tienen constancia de que ya se han visto algunos ejemplares cruzados con jabalíes, pero como no están incluidos en la orden de vedas no pueden abatirlos.

Los jabalíes puedes sufrir la pérdida de su identidad genética (Foto. Shutterstock).

OPINIÓN DE LA FAMILIA DELIBES

Adolfo Delibes sostiene que “la convivencia con los jabalíes ibéricos no es la peor consecuencia; la verdadera amenaza es la hibridación entre ambos: el cerdolí, como ha sido bautizado en la Comunidad Valenciana, la región más afectada”.

Miguel Delibes Mateos, del Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Córdoba, confirmar que “puede suponer la pérdida de la identidad genética del jabalí, entre otros efectos ecológicos importantes”.

Ambos son autores de un trabajo pionero. Tras ver cerdolís en una cacería en Valladolid y después en Castrillo de Oniela (Palencia), los Delibes comenzaron su búsqueda. Estos técnicos afirman que el resultado de la hibridación entre las dos tipologías es un espécimen extraño.

Su morfología depende del gen dominante. Es algo más pequeño que la especie autóctona y no llega ni mucho menos a los 100 kilos que puede pesar un jabalí. Sus patas son muy largas y en ocasiones tiene bastante pelaje, aunque más oscuro. Otras veces carece por completo de pelo. El morro es la parte más variable: los hay chatos de tipo asiático o larguísimo y fino. “Absolutamente grotesco” lo define un experimentado cazador.

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.