Según la FAC se espera que acudan cerca de 30.000 personas (Foto: Shutterstock).

Durante 2016 España registró 58 accidentes relacionados con la caza, la mayor parte de ellos en Castilla-La Mancha, Andalucía y Castilla y León, en un ejercicio en el que se denegaron 4.618 licencias de armas y 13.782 caducaron sin que sus titulares solicitaran la renovación.

El Gobierno respondió con esas cifras a las preguntas del diputado del PSC, José Zaragoza, que unos días después del doble homicidio ocurrido en Lleida en enero, cuando un cazador mató a dos agentes rurales, quiso saber cuántos accidentes o incidentes relacionados con la caza se han registrado en España en los últimos cinco años.

Zaragoza también preguntó en ese momento sobre el número de licencias de armas denegadas y revocadas en ese mismo periodo, así como las caducadas, cuyos titulares no han solicitado la renovación.

No aporta datos el Gobierno en su respuesta sobre incidentes al tratarse de un “concepto indeterminado” que imposibilita la introducción de parámetros concretos de búsqueda que puedan arrojar resultados específicos, por lo que sólo censa los accidentes.

Según las cifras facilitadas a Zaragoza, hay constancia de que en los últimos cinco años ocurrieron 307 accidentes relacionados con la caza: 58 en 2016; 50 en 2015; 63 en 2014; 71 en 2013, y 65 en 2012.

En ese mismo periodo se han denegado 27.655 licencias de armas (4.618 en 2016; 4.747 en 2015; 5.478 en 2014; 6.166 en 2013, y 6.646 en 2012) y otras 129.920 han caducado en ese quinquenio y sus titulares no han solicitado su renovación: 13.782 en 2016; 13.434 en 2015; 14.932 en 2014; 30.863 en 2013; y 56.909 en 2012.

Otras 1.731 licencias fueron revocadas el año pasado, lo que se suma a las 1.647 del 2015 y las 771 del 2014, fecha en la que se informatizó su tratamiento en el sistema de gestión de armas y explosivos.

Detalla el Ejecutivo todas las respuestas por comunidades y, entre los accidentes, destaca el hecho de que el mayor número se produjera el año pasado en Castilla-La Mancha, con 17. Desde el año 2012 ha habido 83 percances relacionados con la caza en esa región, más de una cuarta parte de todos los ocurridos en España.

Y es que Castilla-La Mancha es una comunidad con gran actividad cinegética, lo que explica el hecho de que haya más accidentes. La superficie destinada a la caza abarca más de 7 millones de hectáreas y cada año se cobran alrededor de 93.000 piezas de caza mayor y 5,8 millones de caza menor.

El año pasado también hubo 10 accidentes de caza en Andalucía y nueve en Castilla y León, las otras dos comunidades con mucha actividad cinegética.

Respecto a las licencias de armas caducadas y cuyos titulares no han solicitado la renovación, el mayor número corresponde a Andalucía (2.936 el año pasado), seguida de Madrid (1.803) y Cataluña (1.423).

Andalucía es también la comunidad en la que más licencias de armas se denegaron en 2016, 1.377 en total, por delante de Cataluña (587) y Castilla-La Mancha (412). La comunidad andaluza también es donde más licencias se revocaron con 399, seguida muy de cerca por Madrid (391) y la Comunidad Valenciana (332).

¡Deja tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.